domingo, 3 de octubre de 2010


De repente, supe lo que tenía que hacer: el amor no se forma con palabras pequeñas y ridículas. El amor se forma con grandes gestos. El amor lo forman los aviones con letreros sobre los estadios, propuestas de amor en pantallas y enormes palabras en el cielo. El amor es correr ese kilómetro adicional aunque duela, dejando salir lo que se siente. El amor es encontrar ese valor dentro de ti que no sabías que existía. El amor es mucho más que morir, es volver a nacer.

No hay comentarios: